carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Lo que debes saber sobre el bronceado

Aftersun

Al exponer nuestra piel al sol, unas células llamadas melanocitos producen un pigmento conocido como melanina que se extiende por las capas de la piel produciendo el bronceado de la misma. Pero exponer la piel en exceso a los rayos solares es muy perjudicial, por lo que debemos protegerla con un protector solar adecuado y controlar el tiempo de exposición.

No todas las pieles son iguales ni poseen los mismos niveles de melanina (fototipo), de ahí que cada persona luzca, de forma natural, un bronceado diferente, que puede ir de muy intenso a muy suave o gradual. Incluso aquellas personas que tengan un fototipo alto, las que posean unos niveles de melanina más altos, deben usar protectores solares para proteger la piel de quemaduras y del Fotoenvejecimiento (envejecimiento prematuro de la piel). Además, es conveniente utilizar un buen After-sun después de tomar el sol, para conseguir que la piel recupere hidratación y elasticidad.

Los factores a tener en cuenta para escoger el nivel de protección o SPF son los siguientes: 1/ El fototipo. Cuanto más clara sea la piel, mayor protección necesitará. 2/ La hora y la época del año. Es recomendable evitar la exposición al sol en verano en las horas del mediodía (entre las 12:00 y las 16:00) y, si hay que hacerlo, usar protección máxima. 3/ El lugar. El tipo de protección y de producto variará en función de climas muy secos o muy húmedos. También hay productos específicos para usar en zonas de montaña o nieve. 4/ El tiempo de exposición. El tiempo de exposición recomendado para los diferentes fototipos sería: fototipo alto (piel muy morena o negra) de 22 a 34 minutos; fototipo medio de 14 a 22 minutos; fototipo bajo (piel muy clara o pálida) de 9 a 14 minutos. Todo ello dependiendo de la intensidad del sol y la hora de exposición.