carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Consejos para los diferentes tipos de piel: Piel seca

Crema hidronutritiva

La piel seca es un trastorno cutáneo muy extendido que se caracteriza por presentar una piel áspera y descamación, pudiendo dar lugar a picores de diversa intensidad. Clínicamente, consiste en la modificación del estrato corneo de la epidermis debido a una alteración de la barrera lipídica de la piel, de su contenido en agua o por un defecto en la división y diferenciación de los queratinocitos o células de la epidermis.

Cuando la piel pierde su estado natural de hidratación, se altera su función como barrera protectora, lo cual da lugar a una desprotección ante los agentes externos, tanto mecánicos como biológicos, lo cual a su vez incrementa el riesgo de infecciones.

Hay diversos factores que pueden provocar el aumento de la sequedad de la piel, como por ejemplo el viento, el frío o la baja humedad ambiental (inferior al 30%). Lavarse excesivamente las manos con sustancias desengrasantes puede reducir el contenido de agua en la piel. Además, determinadas afecciones como la ictiosis o la dermatitis atópica se asocian con la piel seca.

 

Tener la piel seca es algo muy habitual. Para contrarrestarla, se necesita mejorar el contenido de agua en la piel mediante la recomposición de los lípidos fisiológicos y la aportación de sustancias que faciliten una correcta fisiología de la epidermis. En otras palabras, nos solo es importante aportar más humedad a la piel, sino hacer lo posible para que no la pierda.

Para tratar la piel seca, es necesario utilizar sustancias hidratantes o emolientes. Podemos encontrar estas sustancias en los preparados cosméticos hidratantes. Las más habituales son la vaselina, la lanolina, la glicerina, etc. Si bien estas sustancias no aportan agua a la piel, sí que evitan que esta se evapore o se pierda. Otras sustancias útiles que encontramos en los cosméticos hidratantes y que aumentan la capacidad de retención de agua son la urea, el ácido láctico, el propilenglicol, etc.

Para que los cosméticos hidratantes funcionen y la piel recupere hidratación, hay que ser constante en su uso. Lo aconsejable e utilizarlos inmediatamente después del baño. Es aconsejable utilizar productos ricos en grasas como las ceramidas o los ácidos grasos libres. Es necesario, si se tiene la piel seca, un cuidado diario de la piel. Se deben evitar todos aquellos factores que puedan favorecer la sequedad.

¿Favorece la hidratación de la piel bañarse o ducharse muy a menudo? Depende. Cuanto más se moja la piel, por el efecto de la evaporación del agua, más se seca. Por lo que si el baño no va seguido de la aplicación de los productos adecuados, puede aumentar la sequedad de la piel. No obstante, si después del baño aplicamos las sustancias emolientes de forma inmediata sí que aumentaremos la hidratación.

¿Si bebo mucha agua aumentaré la hidratación de la piel? Es cierto que, si existe una deshidratación generalizada, la piel adoptará un aspecto seco, pero en personas sanas no existe una relación directa entre la cantidad de agua que se ingiere y la hidratación de la piel.

En resumen, si tienes la piel seca:

  1. Evita todos aquellos factores que puedan favorecer la sequedad.
  2. Utiliza productos hidratantes y emolientes con constancia.
  3. Utilízalos, sobre todo, inmediatamente después del baño o ducha.