carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Consejos para lucir unas piernas ágiles y bonitas


Piernas cansadas

Para mantener la belleza y agilidad de tu cuerpo es imprescindible que cuides tus piernas. Las piernas soportan la carga de nuestro peso continuamente, por lo que mantenerlas cuidadas va más allá de una simple cuestión estética. No obstante, unas piernas bonitas contribuyen en gran medida a tu belleza general. A continuación te detallamos algunos aspectos que debes tener en cuenta para lucir unas piernas bonitas, ágiles y sanas.

  • Ejercicio. La actividad física es necesaria para mantener en forma tus piernas. Uno de los ejercicios más completos que puedes realizar es la natación. Pero no es imprescindible acudir a un gimnasio para ejercitar las piernas. Andar, correr, patinar, pasear en bicicleta o subir escaleras en lugar de usar el ascensor son buenos ejercicios que están al alcance de todos.
  • Alimentación. Es imprescindible que, además de hacer ejercicio, sigas una dieta saludable que te aporte los nutrientes esenciales. Sigue una dieta baja en grasa y rica en frutas, verduras, pescado… Una mala alimentación provoca la aparición de venas varicosas, celulitis, estrías, etc. Evita el exceso de sal, pues esta favorece la retención de líquidos.
  • Hidratación. Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día mantendrá hidratado tu cuerpo. Además de ayudarte a eliminar toxinas, la buena hidratación previene las estrías y la flacidez. Aplícate productos hidratantes después del baño o ducha. Estos te ayudarán a prevenir que la piel se vuelva escamosa y les dará a tus piernas un aspecto radiante. Y mejor aún si el producto que te aplicas no es solo hidratante, sino también reafirmante.
  • Depilación. Unas piernas hermosas dejan de serlo si muestran un exceso de vello. Depila las piernas con frecuencia, utilizando el sistema que mejor se adapte a tus necesidades y con la que te sientas más cómoda. También puedes optar por la depilación láser.
  • Exfoliación. Al menos una vez a la semana utiliza un cosmético exfoliante para eliminar las células muertas de la piel. No solo mejorará el aspecto de tus piernas, también contribuirá a mejorar la circulación. Aplícalo con un masaje circular en sentido ascendente, desde el tobillo hacia arriba.
  • Ropa. Es preferible evitar la ropa demasiado ajustada, pues dificulta la buena circulación y favorece la aparición de venas varicosas. Protege tus piernas del frio, pues la respuesta natural del cuerpo será acumular más grasa y eso puede provocar la aparición de celulitis.
  • Calzado. Ten cuidado al escoger los zapatos que vas a usar. Unos zapatos muy apretados afectarán a la circulación, no solo de tus pies, sino también de tus piernas, y pueden provocar la aparición de varices. Y, aunque es cierto que realzan y estilizan la figura y dan la sensación de tener unas piernas más largas, ten cuidado con los tacones excesivamente altos y las puntas muy pronunciadas.
  • Masaje. Es aconsejable masajear las piernas regularmente con algún producto (crema, gel, fluido, etc.) con efecto frío. Eso te ayudará a relajarlas y desentumecerlas. Aplica el producto con un masaje ascendente, desde los tobillos hasta los muslos. Esto es especialmente recomendable si, por tu actividad diaria, debes pasar muchas horas de pie.
  • Higiene. Evita las duchas demasiado largas y con agua muy caliente. A tus piernas les conviene el agua fría. Es muy aconsejable aplicar, con el rociador de la ducha, chorros de agua fría por las piernas para estimular la microcirculación y favorecer su estabilidad y firmeza.