carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Cómo prevenir y eliminar los puntos negros

Los puntos negros (también llamados comedones o barrillos) que aparecen en zonas concretas de la cara, como la nariz, la barbilla, la frente o el contorno de los labios, se forman al mezclarse las células muertas de la piel y la suciedad con el sebo, taponando los poros. No están necesariamente relacionados con el acné, pero sí con el exceso de producción sebácea.

No existe una edad específica para su aparición. Aunque los cambios hormonales propios de la adolescencia pueden hacer que aparezcan, lo cierto es que se pueden presentar a cualquier edad, especialmente en aquellas personas que posean un cutis graso.

Eliminarlos es posible y, aunque no es especialmente complicado, sí requiere atención y constancia. En ocasiones puede parecer que lo más sencillo, sobre todo si no tienes demasiados, sea eliminarlos apretándolos hasta que desaparezcan. Es cierto que el contenido acabará saliendo, pero puedes dañar la piel, provocar marcas y arrugas e incluso pequeñas infecciones que pueden degenerar en granos o bultos más difíciles de eliminar. Los consejos que te damos a continuación son igualmente útiles para prevenir la aparición de puntos negros y para eliminarlos.

Limpieza. Es imprescindible seguir y mantener una rutina de limpieza diaria. Para ello, debes lavarte la cara con un jabón suave (evita el jabón en barra o pastilla) y agua abundante, tanto por la mañana como por la noche. Evita tocarte la cara con las manos sucias, lávatelas bien antes de tocarte. Si usas maquillaje, elimínalo completamente usando cada noche un limpiador y después una loción o tónico astringente. Si vas al gimnasio, elimina el maquillaje antes de comenzar, pues sudarás en exceso y la mezcla del maquillaje con demasiado sudor te perjudicará. Asegúrate de que todos los productos cosméticos que utilices en el rostro sean libres de aceites.

Algo que puedes hacer a menudo para dilatar los poros y eliminar las impurezas son vaporizaciones de agua con manzanilla, menta, limón, eucalipto o romero durante unos diez minutos. Después, lávate la cara con abundante agua fría (eso hará que el poro se contraiga) y un jabón suave. Si tienes la piel muy grasa, cambia a menudo la funda de la almohada, recógete el pelo al ir a dormir y utiliza una toalla limpia cada vez que tengas que secarte la cara.

Utiliza una o dos veces por semana un exfoliante facial. Aplica el exfoliante con movimientos circulares en las zonas afectadas por los puntos negros. Después, aplícate una mascarilla purificante o depurativa durante unos 15 a 30 minutos. Busca aquellas que contengan ácido salicílico y/o ácido glicólico.

Alimentación. Como en todo lo que tiene que ver con la belleza y el cuidado de la piel, la alimentación también influye en la aparición de los puntos negros, en la medida en que puede incrementar o disminuir la secreción sebácea y mantener más o menos limpia la piel. Existen algunos alimentos muy aconsejables, como los que tienen un alto contenido en vitamina C. El zumo de limón, de naranja y, sobre todo las fresas, tienen un alto contenido en esta vitamina antioxidante. Además, las fresas tienen un alto contenido en ácido glicólico, muy beneficioso para tu piel. Consume frutas y verduras frescas en abundancia. En cuanto a las verduras, si las comes crudas, aún mejor. En relación a las frutas, las más adecuadas son las ciruelas, las manzanas y las cerezas. Otros alimentos muy recomendables por su alto contenido en vitaminas A y D y/o selenio son las nueces, el atún, el bacalao, la caballa, el pavo y la pechuga de pollo. Procura cambiar el pan blanco por el pan integral.

Debes beber suficiente agua, sobre unos ocho vasos diarios como mínimo. Esto siempre es necesario para mantener la tonicidad y elasticidad de la piel.

Evita los embutidos y los fritos, así como los alimentos con alto contenido en azucares refinados y la ‘fast food’ pues incrementan la producción de grasa de las glándulas sebáceas. Aunque muchas personas piensan que el chocolate provoca la aparición de granos y puntos negros, lo cierto es que no hay ningún estudio serio que avale esta creencia.