carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Consejos para los diferentes tipos de piel: piel mixta

La piel mixta es una combinación de piel seca y grasa. Tiene, por tanto, las cualidades propias de estas dos tipologías, pero también los problemas asociados a cada una de ellas. Su característica fundamental es su diferente estructura ya que, mientras que las mejillas y el contorno de los ojos son zonas más secas, la zona T (frente, nariz y barbilla) suelen presentar un exceso de grasa y, con ello, la propensión a que aparezcan brillos, puntos negros y granitos. Se trata de un tipo de piel muy común, pero posiblemente sea la más complicada de cuidar, puesto que hay que hidratar las zonas más secas sin engrasar las otras. Lo ideal sería tratarla como si fueran dos pieles distintas, es decir, utilizando productos específicos para pieles secas en las mejillas y el contorno de los ojos, y productos adecuados para pieles grasas en la llamada zona T. Pero como esto requiere más trabajo y más tiempo, lo más práctico será utilizar  productos específicos para este tipo de piel. Existen productos cosméticos especialmente preparados para que las zonas secas se hidraten mientras corrigen el exceso de grasa en las otras zonas.

Te proponemos a continuación algunos cuidados que deberían formar parte de tu rutina diaria si tienes la piel mixta:

Limpieza. Adopta una rutina diaria de desmaquillaje y limpieza facial. Utiliza un cosmético limpiador que hidrate la zona de las mejillas pero no te aporte grasa a la zona T. En esta zona, después del limpiador, utiliza un tónico astringente suave. Esto te ayudará a cerrar el poro, refrescar y suavizar la piel del rostro. Utiliza jabones muy suaves para lavarte la cara, de esta forma evitarás que las zonas secas se sequen aún más. Al lavarte la cara no utilices nunca agua caliente, utiliza siempre agua fría, o como mucho tibia, pues un exceso de temperatura aumenta la producción de grasa y a la vez reseca las zonas de piel más delicadas.

Hidratación. Utiliza un cosmético hidratante que no contenga aceite para evitar que aumente la sensación grasa. Las zonas secas de tu rostro tenderán a mostrar más arrugas que las grasas. Si esto se acentúa, utiliza una crema hidratante y nutritiva evitando las zonas más grasas o busca algún cosmético con estas propiedades que sea específico para pieles mixtas. Al aplicarte el cosmético hidratante, comienza extendiendo el producto en las mejillas, masajeando hasta que se absorba casi en su totalidad. Después, aplícalo por la frente, nariz y barbilla hasta que tu piel absorba todo el producto.

Protección. Como en el resto de pieles, utiliza siempre un protector solar, pero evita los aceites, utiliza productos más ligeros. Recuerda que las zonas secas de tu cara son más fotosensibles y tenderán a sufrir más deterioro por la exposición solar, por lo que no debes olvidar protegerte.

Contorno de ojos. El contorno de ojos suele ser una de las zonas secas en los tipos de piel mixtos, con lo que tiene tendencia a formar arrugas, especialmente las llamadas “patas de gallos”. Utiliza a diario un contorno de ojos hidronutritivo para prevenirlo.

Exfoliación y mascarillas. Hazte una exfoliación del rostro una vez por semana aproximadamente, para eliminar las células muertas y reducir la grasa de la zona T. Haciendo esto, tu piel estará preparada para absorber mejor la crema hidratante que uses a diario, así como las cremas nutritivas o antiarrugas si tienes que aplicarlas. Dos veces al mes aplícate una mascarilla facial purificante. Esta te ayudará a limpiar los poros en profundidad y disminuirá el riesgo de aparición de granitos y puntos negros.