carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Cómo conseguir unos labios espectaculares

Unos labios carnosos, hermosos, hidratados, sin grietas, son una pieza fundamental para conseguir un rostro armonioso y atractivo. Lo cierto es que, en muchas ocasiones, los labios atraen las miradas y se convierten en los protagonistas de nuestro rostro, pero esto puede ser para bien o para mal. Los labios, junto con los ojos, son también los transmisores de los sentimientos y de la expresividad del rostro. Con ellos, incluso involuntariamente, manifestamos nuestro estado de ánimo: alegría, felicidad, emoción, tristeza, pena, cariño, enfado… Pero mantener los labios perfectos no es sencillo. Se trata de una de las partes del cuerpo más expuestas a las inclemencias del tiempo y otras agresiones, como la contaminación, los ambientes cargados, comer, beber, etc. Además, la estructura de la piel de los labios es muy delicada. De hecho, es aproximadamente cinco veces más fina que la piel del rostro. Por todo ello, hemos de tener un cuidado especial para mantenerlos en buen estado y con buena apariencia. A continuación te ofrecemos algunos consejos para conseguir y mantener unos labios perfectos.Cómo conseguir unos labios espectaculares

Protégelos del frío y del calor e hidrátalos. Los labios sufren de forma especial los efectos del clima y del entorno. En invierno, el frío y el viento pueden provocar que los labios se resequen y se agrieten. Pero esto también puede suceder en verano. El sol, el cloro de las piscinas o la sal del mar pueden dañarlos y provocar los mismos efectos que el frio o el viento. Es necesario que hidrates tus labios diariamente. Puedes utilizar productos que incluyan crema de cacao, de karité y vitamina E. Existen cosméticos y protectores labiales que incorporan protección solar, lo cual es muy conveniente. Recuerda que los labios carecen de melanina, por lo que no pueden broncearse y se pueden quemar fácilmente. Acostúmbrate a llevar siempre encima un protector o bálsamo labial. Puedes buscar aquellos que contengan vitaminas A o E, así como aloe o manteca de karité. No dudes en aplicarlo cuando sientas que tus labios se resecan, bien por el frio, el viento o el sol. Evita mojarlos con la lengua, pues en realidad eso los resecará aún más. Bebe suficiente agua cada día. Recuerda que los labios, junto con las manos, son la zona de nuestro de nuestro cuerpo que antes evidencia la deshidratación.

Volumen. Unos labios voluminosos, pero naturales, resultan mucho más atractivos que unos labios demasiado finos. Un buen lápiz de labios, bien utilizado, puede ayudarte a realzarlos y dar sensación de volumen, aunque nosotros no entraremos en detalle en temas relacionados con maquillaje, pues nos centramos en la cosmética. Pero existen diferentes productos cosméticos muy eficaces que, sin necesidad de recurrir a la medicina estética, pueden aportarte volumen a los labios. Algunos de estos productos, formulados con ácido hialurónico y otros ingredientes de nueva generación te ayudarán a tener unos labios más jóvenes y jugosos sin utilizar técnicas invasivas.

Nutrición. Debido a la especial composición de la estructura muscular de los labios, con un alto contenido en ácido hialurónico y colágeno, es muy apropiado utilizar cosméticos nutritivos que contengan estas sustancias.

Pieles levantadas. Las pieles levantadas en los labios no solo dañan tu imagen sino que también pueden acabar convirtiéndose en pequeñas heridas o úlceras. Para evitar que aparezcan, evita morderte los labios y tirar de ellos. Utiliza un exfoliante labial cada semana o, si lo prefieres, frótalos ligeramente con un cepillo de dientes suave para eliminar las células muertas.

Alimentación. Consumir determinados alimentos te ayudará a mejorar el aspecto y estado de tus labios, igual que sucede con el resto de nuestro cuerpo. Consume frutas como las fresas o naranjas y otros alimentos ricos en vitamina C. Esta vitamina ayuda en la producción del colágeno, uno de los componentes principales de la estructura labial.

Tabaquismo. En anteriores entradas hemos comentado ampliamente los efectos nocivos que el uso del tabaco tiene en toda la piel –en todo el cuerpo en realidad, aunque nos centremos en la belleza de la piel- pero eso es especialmente cierto en los labios, pues se mantienen en contacto directo con el cigarrillo –o cigarro, pipa, etc., cualquier método que se utilice para fumar es altamente perjudicial- y reciben el impacto directo de sus componentes y la temperatura del humo. El aire contaminado con el humo y el calor de la combustión del tabaco resecan la piel de los labios y reducen la cantidad de flujo sanguíneo que llega a ellos. Esto los priva de oxígeno y nutrientes esenciales y favorece la deshidratación. La nicotina eleva los niveles de vasopresina, una hormona que estimula la contracción de las fibras musculares, aumenta la presión sanguínea y disminuye los estrógenos en las mujeres, lo que favorece la aparición de sequedad y atrofia cutánea. Asimismo, disminuye la absorción de la vitamina A y altera el colágeno y la elastina. Otro de los problemas que provoca es el cáncer de labio. Un estudio serio al respecto revelo que el 80% de los que sufren este tipo de cáncer son fumadores, y el riesgo es aún mayor si al tabaquismo se une la exposición solar. El tabaco contiene multitud de sustancias que causan daño por el simple contacto con los labios, produciendo irritaciones, manchas y hasta ulceraciones. Desde aquí no nos cansaremos de decirlo: si no los has hecho aún, DEJA DE FUMAR.