carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

El chocolate, dulce belleza para tu piel

EL chocolate ha deleitado durante siglos el paladar de innumerables personas. Pero  más allá de que se trate de un alimento delicioso, el chocolate puede convertirse en un magnífico aliado para mantener cuidada y bella tu piel. Evidentemente, no nos referimos a sus efectos cuando te lo comes (que son numerosos, si no te perjudica particularmente), sino a cómo actúa al aplicarlo sobre la piel.

El chocolate se está usando con mucho éxito en mascarillas, coberturas, mezclado con aceites esenciales para masajes tanto faciales como corporales, en anticelulíticos, exfoliantes, jabones, etc. De hecho, su uso ha dado pie a la creación de los términos “chocoterapia” o “chocolaterapia” muy utilizados sobre todo en centros de belleza y spas.

¿Quieres saber cuáles son algunas de las propiedades que tiene el chocolate y qué lo hace tan recomendable para tu belleza? Te las describimos.

  • Ofrece nutrición para toda la piel, además de  taninos, teobromina y polifenoles, potentes antioxidantes que actúan previniendo el envejecimiento. El chocolate negro contiene más flavonoides, otro elemento antioxidante, que el té negro y verde, el vino tinto o los arándanos. Además, los flavonoides ayudarán a tu piel a protegerse de la radiación solar, siendo eficaz al tratar las quemaduras que el sol produce. El chocolate es, por tanto, un poderoso aliado contra los radicales libres y para la oxigenación celular.
  • Ayuda a incrementar el nivel de serotonina, la cual actúa como relajante, pues tiene un efecto antiestrés y antidepresivo. De ahí su uso como ingrediente en aceites de masaje. Contiene magnesio y vitamina B1, componentes que le otorgan un efecto relajante.
  • Al utilizarlo en aceites y coberturas, su aroma también eleva los niveles de endorfinas, lo que mejora al humor y el buen ánimo, reduciendo los niveles de ansiedad. También ayuda a reducir la producción de cortisol, la hormona del estrés.
  • Al contener cafeína y teofilina, estimula el sistema nervioso.
  • Mejora la elasticidad de la piel así como de las venas, arterias y capilares mejorando la circulación sanguínea.
  • Reduce la inflamación y calma la irritación de la piel.
  • Aporta suavidad y tersura a la piel.
  • Su manteca tiene un enorme poder de hidratación, pues contiene, entre otros componentes, hierro, calcio y vitaminas A, B1, C, D y E.
  • Es muy eficaz para combatir la celulitis, pues como antes comentábamos, estimula la liberación de endorfinas y ayuda a combatir la piel de naranja, debido a su acción drenante.
  • Posee un amplio poder regenerativo, pues estimula la formación natural de colágeno.
  • Su capacidad para eliminar las células muertas lo han llevado a formar parte de la formulación de diferentes cosméticos exfoliantes, tanto faciales como corporales.
  • También se utiliza como embellecedor para el cabello, pues sus propiedades ayudan a rehidratarlo. Y no solo eso, como posee hierro, zinc y cobre, estimula el crecimiento y fortalecimiento del cabello.
  • Sus propiedades reafirmantes, rejuvenecedoras e hidratantes hacen que forme parte de la composición de diversas mascarillas faciales, así como de tratamientos de rejuvenecimiento facial y corporal.
  • Por su alto efecto hidratante se utiliza la cera de chocolate como depilatorio.
  • En manos y pies, además de hidratar, produce un beneficioso efecto para mitigar los dolores de las articulaciones.

Vistos sus numerosos beneficios, ¿por qué no te decides a dejarte llevar por la dulce belleza del chocolate… en tu piel?