carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Un aliado para tu belleza: el aceite de Emú ¿Lo conoces?

¿Qué es?

El Emú es un ave de gran tamaño (la segunda, tras el avestruz), no voladora, procedente de Australia. Esta ave posee una gran capa de grasa que se aloja, de forma independiente formando un manto o almohadilla, bajo su piel, especialmente en su espalda. Dicha grasa se extrae, se tritura y posteriormente se refina y esteriliza, obteniendo un aceite natural.

Para los aborígenes australianos el Emú siempre ha sido fuente de remedios populares. Han usado por siglos su aceite como analgésico, antiinflamatorio (tiene unas propiedades similares al ibuprofeno, pero sin sus efectos secundarios), humectante y regenerador de la piel, así como para aliviar dolores musculares, reumáticos y cicatrizar heridas y quemaduras. A nivel médico, su poderoso efecto antiinflamatorio mejora considerablemente los efectos de la artritis reduciendo el agarrotamiento y la inflamación de las articulaciones.

¿Cuáles son sus características y composición?

Combina la acción de tres ácidos grasos esenciales (omega 3, 6 y 9): oleico, palmítico y linoléico.

Composición:

Ácido Oleico:              48%

Ácido Palmítico:          23%

Ácido Linoléico:          15%

Ácido Esteárico:           8%

Ácido Palmitoleico:       5%

Ácido Linolénico:          1%

A pesar de tratarse de un aceite, no engrasa la piel y no está contraindicado para personas con problemas de acné u obstrucción de poros. Actualmente, diversos países como Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Francia, Japón o Estados Unidos han registrado este aceite en sus respectivos departamentos de salud.

¿Qué beneficios aporta para la piel?

Posee propiedades hidratantes y humectantes que actúan en profundidad en pieles secas, desgastadas, escamosas y atópicas. Diferentes estudios realizados en los países mencionados anteriormente, indican su idoneidad para reducir la irritación de la piel causada por afecciones como el eczema, la ictiosis, la queratosis, la rosácea y la psoriasis.

Es un potente bactericida, por lo que, a pesar de tratarse de un aceite, aparece en la composición de cremas y otros productos antiacneicos.

Debido a su gran poder de penetración (de hecho se considera que penetra en la piel humana más rápida y profundamente que cualquier otro aceite) que proviene de su afinidad con la piel humana, estimula la regeneración celular, estimulando la creación de células nuevas. Se trata, por tanto, de un aceite nutritivo muy potente, especialmente indicado para evitar el envejecimiento prematuro de la piel.

Su capacidad de penetración lo convierte en un excelente vehículo para otros aceites y activos vegetales, así como en un agente relipidizante no comedogénico (no obstruye los poros)

Previene y reduce la aparición de estrías y arrugas, incluso las profundas. Además, es muy recomendable para tratar cicatrices y marcas de acné.

Debido a su acción antiinflamatoria, analgésica y lubricante es muy efectivo en el tratamiento de heridas, escoceduras y quemaduras. En el caso de las quemaduras solares, es muy recomendable pues reduce la inflamación, calma el dolor debido a su acción analgésica y lubrica la piel dañada.

Beneficios para el cabello

El aceite de Emú se utiliza ampliamente, y con sorprendentes resultados, para fortalecer el cabello y detener su caída. En este asunto, los estudios y pruebas clínicas lo han demostrado claramente.

Además, algunos postulan, aunque todavía no existen estudios científicos al respecto, que no solo detiene la caída del cabello, sino que puede incluso estimular su crecimiento.

Contraindicaciones

A consecuencia de su enorme afinidad con la composición de la piel humana, se trata de un aceite Hipoalergénico y que puede ser utilizado por todo tipo de pieles. Solo hemos encontrado un problema de peso: su elevado coste.

¿Un aceite de origen animal?

Por supuesto, nosotros no abogamos por el uso de este ni de ningún otro producto cosmético. Nos limitamos a informar sobre este y otros ingredientes que se usan en cosmética (concretamente, el aceite de Emú no está presente en ninguno de nuestros productos). Es decisión y responsabilidad de cada uno escoger qué va a utilizar en su cuerpo. Somos conscientes de que son muchas las personas que no desean utilizar aceites u otros principios activos de origen animal y se trata de una posición muy respetable. Pero es digno de mención que el Emú es un ave que, más allá de las propiedades de su aceite, es utilizada como alimento. Su carne es habitualmente consumida, como aquí podemos consumir pollo, pato o incluso carne de avestruz. Hasta donde nosotros hemos podido averiguar, la grasa utilizada para la obtención del aceite procede de animales sacrificados para su consumo. Hemos creído que debíamos compartir este dato.