carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Qué son las pecas ¿Cómo disimularlas? ¿Pueden eliminarse?

Las pecas (o efélides) son pequeñas manchas hiperpigmentadas que pueden presentarse, bien por predisposición genética (de hecho, pueden ser hereditarias), bien por falta de precauciones al exponerse a la radiación solar e incluso por cuestiones hormonales. Suelen aparecer en el rostro, los hombros, el pecho, los brazos y la espalda, especialmente en la parte superior. Suelen ser más comunes en mujeres con la tez y el cabello claros o piel sonrosada y, por supuesto en mujeres pelirrojas. Hay muchas mujeres a las que les gusta lucir un rostro con pecas, pues puede ser un motivo de atención y un detalle que aporte personalidad al rostro. Eso es estupendo. Pero hay otras mujeres que no se sienten a gusto luciendo pecas, especialmente en el rostro. ¿Qué pueden hacer para disimular las pecas? ¿Pueden llegar a eliminarse? A continuación te ofrecemos información y consejos al respecto.

Protégete del sol. Si tienes pecas o si quieres evitar que aparezcan de nuevo, debes protegerte de la radiación solar con un protector con pantalla total. El sol provoca que se oscurezcan más. Debes usar protector, no solo cuando vayas a tomar el sol, sino en todo momento cuando estés al aire libre.

Tratamientos cosméticos. Existen diferentes tratamientos cosméticos que pueden utilizarse para el aclarado de las pecas. No las eliminarán, pero les restarán intensidad. Entre los diferentes productos podemos encontrar cremas blanqueantes, mascarillas, tónicos y exfoliantes. Puedes usar productos que contengan en su formulación ácido kójico, aloe vera, vitamina C, alfahidroxiácidos, aceite de ricino o retinoides. Debes esforzarte por mantener bien hidratada y nutrida la piel.

También se pueden disimular las pecas utilizando determinados trucos y técnicas de maquillaje. Por ejemplo, utiliza una base de maquillaje de tono oscuro y aplica un corrector en aquellas manchas que quieras disimular. Puedes aplicarte también unos polvos traslúcidos con la ayuda de una brocha para fijar el maquillaje y conseguir una piel más uniforme. Si lo que quieres aplicar es un colorete en las mejillas, elige uno de tonos claros. Si escoges uno con tono oscuro harás que las pecas se vean aún más.

Tratamientos caseros para disimular las pecas. Existen diversos tratamientos que puedes preparar en tu hogar y que te resultarán útiles para disimular las pecas, bien atenuándolas o incluso aclarando la piel durante un tiempo. Pero ten cuidado, determinados ‘remedios’ pueden resultar contraproducentes e incluso dañar tu piel, como la aplicación continuada sobre la piel de zumo de limón o de agua oxigenada. Recuerda también que los ‘remedios naturales’ actúan despacio y que requieren constancia para, en la mayoría de los casos, obtener una cierta mejoría.

  • Mascarilla de fresa y albaricoque. Tritura una cantidad equivalente de fresas y albaricoques hasta que se convierta en una pasta. Aplica la pasta sobre tu rostro a modo de mascarilla y déjala actuar unos quince minutos. Retira la pasta y lávate la cara.
  • Mascarilla de miel y grosellas. Tritura unos cien gramos de grosellas junto con una cucharada sopera de miel. Aplica la pasta sobre tu rostro a modo de mascarilla. Deja que actúe una media hora. Retírala con agua tibia y lávate la cara.
  • Tónico de cebolla y vinagre de manzana. Licua una cebolla hasta convertirla en zumo. Vierte el zumo en un vaso y pon una medida equivalente de vinagre de manzana. Moja un algodón en la preparación y aplícalo sobre las pecas. Deja que actúe una media hora y después lávate la cara. Repite el proceso diariamente durante dos meses.

¿Pueden eliminarse las pecas? Lo mejor sería que pudieras ver las pecas como un detalle distintivo de tu persona que forma parte de tu carácter y personalidad, pero eso no siempre es posible. Puede haber casos en los que las pecas sean un problema, no de salud, pero sí de autoestima. Pues bien, existe la posibilidad de eliminar las pecas mediante algunos tratamientos, de forma más o menos definitiva. Por supuesto, nosotros no recomendamos ninguno en especial. Si decides seguir alguno de ellos, deberías antes consultar con el dermatólogo y buscar un centro de total confianza. Mencionamos algunos de los tratamientos.

Crioterapia o criocirugía. Se trata de la aplicación de frío intenso, mediante nitrógeno líquido o gas argón, para congelar y eliminar determinados tejidos y el exceso de melanina.

Peeling químico. Se trata de una exfoliación química que elimina la capa externa de la piel, aclarando la piel y propiciando la renovación.

Láser. Esta es una de las terapias más habituales y efectivas. Se utiliza el láser para incidir en cada mancha diluyéndola sin afectar la zona.

Luz Pulsada Intensa (IPL). Este tipo de luz –no láser- se utiliza de forma eficaz para eliminar pecas y otras manchas de la piel.

Retinoides. Se trata de la aplicación de cremas blanqueadoras con sustancias como la tretinoína, el tazaroteno y/o el adapaleno (derivadas del ácido retinoico –vitamina A-). Estas sustancias están indicadas para aclarar las pecas y otras manchas cutáneas.

Hidroquinonas. Mediante este tratamiento la piel se blanquea y se eliminan las manchas superficiales y las pecas. Suele utilizarse aplicando una crema con esta sustancia en las zonas afectadas. Los resultados suelen apreciarse a partir de las seis u ocho semanas. Es conveniente combinar el uso de hidroquinonas con un protector solar, pues el sol elimina las elimina y, por tanto, no resultan efectivas. Los tratamientos con hidroquinonas en concentraciones superiores al 2% se prescriben con receta médica y deben estar supervisadas siempre por un dermatólogo.

Si te decides por algún tratamiento para eliminar las pecas, hay algo que debes tener en cuenta: diversos tratamientos puede eliminar las pecas que ya tienes, pero no impedirán que aparezcan otras nuevas.

Aunque las pecas no representan, en principio, ningún problema para la salud, tienes que ser precavida, pues se pueden confundir con pecas otro tipo de manchas en la piel de pequeño tamaño que pueden degenerar en un problema más serio. Es por ello que, si tienes pecas, deberías acudir cada cierto al dermatólogo para que te haga un seguimiento del estado de tu piel y, por supuesto, deberías visitarlo inmediatamente si aprecias que cambian de tono o tamaño, al igual que harías con los lunares y otras manchas.