carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Aliados de la belleza: el aceite de Coco

El aceite de coco es uno de los aceites esenciales que se usan desde hace siglos en diferentes culturas por sus reconocidas propiedades nutritivas, tanto a nivel gastronómico como a nivel cosmético. Siempre se ha considerado este aceite como una fuente de belleza, así como de salud. Y su bajo nivel de oxidación (de hecho, puede aguantar años sin ranciarse) lo hace indicado incluso para la piel de los bebés. Es un aceite ampliamente utilizado en la formulación de productos de cosmética.

Composición.

Para obtener el aceite de coco virgen (no confundir con el aceite de palma), se prensa la pulpa blanca en frio, sin utilizar ningún tipo de aditivo. Se obtiene de esta forma un aceite transparente (se solidifica a temperaturas inferiores a los 23 grados centígrados, dando la apariencia de una mantequilla blanca, pero se convierte de nuevo en líquido simplemente con el calor de las manos), aromático, y rico en nutrientes así como en minerales, vitaminas y ácidos grasos.

Grasas saturadas
Ácido Láurico                                    45%
Ácido Mirístico                                  17%
Ácido Palmítico                                   8%
Ácido Caprílico                                   8%
Ácido Cáprico                                     6%
Ácido Esteárico                                  3%
Ácido Caproico                                   1%

Grasas Monoinsaturadas
Ácido Oleico                                       6%

Grasas Poliinsaturadas
Ácido Linoléico                                   2%

Otros
Hierro
Vitamina E
Vitamina K

Propiedades (las detallamos en orden alfabético, no en orden de importancia).

  • Antiedad. Tiene un marcado efecto rejuvenecedor en la piel, pues la hidrata y la nutre. Ayuda a mantener el tejido conectivo dando así a la piel un aspecto joven y suave. Su capacidad de penetración fortalece los tejidos subyacentes. Por todo ello retarda la aparición de arrugas y flacidez y ayuda cuando ya han aparecido.
  • Antiinflamatorio. Debido a sus propiedades antiinflamatorias, el aceite de coco es muy recomendable para pieles sensibles e irritadas.
  • Antimicrobiano, bactericida. Debido a esta capacidad, el aceite de coco está muy indicado para el tratamiento de hongos y pie de atleta. Por la misma razón está indicado para tratar el acné, las espinillas y los comedones.
  • Antioxidante. Al contener vitamina E, protege la piel de los efectos de los radicales libres.
  • Cabello. Especialmente indicado para quienes tienen el cabello seco y quebradizo. Se encuentra en la formulación de muchos productos, acondicionadores y mascarillas capilares por su capacidad para recuperar el cabello castigado y aportarle suavidad. También ha demostrado su eficacia para eliminar las puntas abiertas, usándolo como mascarilla capilar. Utilizándolo para masajear el cuero cabelludo estimula el crecimiento del cabello y le da una apariencia más sana y brillante. Asimismo, es muy eficaz para prevenir y eliminar la caspa.
  • Calmante y cicatrizante. Este aceite se utiliza para calmar y curar quemaduras, cortes y pequeñas lesiones de la piel.
  • Desmaquillante. Se utiliza ampliamente y resulta muy efectivo como desmaquillante, especialmente en la zona del contorno de los ojos. Puesto que posee propiedades antibacterianas y antimicrobianas es perfecto para la limpieza de la piel.
  • Eccema y Psoriasis. Por sus cualidades antiinflamatorias y calmantes es muy útil en el tratamiento de eccemas, dermatitis, psoriasis y otras afecciones de la piel, además de actuar sobre la sequedad y descamación de la piel que se produce en estas afecciones.
  • Estrías. Es útil para suavizar e incluso eliminar las estrías. Es tan sencillo como aplicar aceite con un suave masaje sobre ellas y tener un poco de paciencia. Pero es especialmente útil para prevenirlas. Aplicando el aceite donde pueden formarse, confiere elasticidad a la piel y previene su aparición, siendo muy útil para la prevención de estrías durante el embarazo.
  • Exfoliante. Mezclado con otros productos, como el bicarbonato sódico, la sal marina o el azúcar, se convierte en un excelente exfoliante natural que se puede aplicar incluso en el rostro.
  • Hidratante. Empleado directamente sobre la piel, actúa como hidratante mejorando la elasticidad y otorgándole un aspecto juvenil y saludable, sin aportar un exceso de grasa, debido a su rápida absorción. Aporta no solo hidratación sino propiedades balsámicas, suavidad y tersura al utilizarlo después de la depilación. También es muy eficaz para eliminar la sequedad de los codos y los talones.
  • Humectante. El aceite de coco crea una barrera protectora en la piel impidiendo que la humedad se escape. De esta forma, la piel se mantiene tersa, flexible y suave. Aunque es cierto que es más efectivo en las pieles secas, la verdad es que es altamente eficaz en todo tipo de pieles.
  • Labios. Tanto en su forma original, como en la formulación de otros cosméticos, evita que los labios se resequen y se agrieten.
  • Manchas. Protege a la piel ante la aparición de manchas, especialmente las causadas por la exposición solar. Pero también ayuda a eliminar las manchas de la piel. Basta con aplicar un poco de este aceite con un suave masaje sobre las manchas de la cara y el cuerpo. En un par de semanas se podrán ver los resultados. De la misma manera, ayuda a aclarar la piel oscurecida de zonas como los codos o  las rodillas.
  • Masajes. Utilizado para masajes, el aceite de coco es un buen relajante muscular y desestresante de la piel. Al ser muy hidratante, facilita la acción del masaje y, además, tiene un aroma muy agradable.
  • Pies. Para quienes tienen que permanecer largas horas de pie, el aceite de coco es perfecto para aliviar la fatiga, aplicado con un masaje. También funciona añadiéndolo al agua al darse un baño de pies.
  • Uñas. Masajeando las uñas y las cutículas con el aceite de coco, apreciaremos rápidamente como estas se fortalecen y mejoran su aspecto.

Uso en la alimentación.

El Aceite de coco tiene, en algunas culturas, un papel muy relevante en la alimentación. Tiene una mayor resistencia al calor que otros aceites, por lo que se mantiene más estable a la hora de cocinar manteniendo sus propiedades. Ayuda a perder peso, previene enfermedades cardiovasculares y problemas de tiroides. No se acumula en el hígado ni aumenta los niveles de colesterol, a pesar de tratarse de un aceite rico en grasas saturadas. Se ha demostrado que este aceite, en lugar de acumularse en forma de grasa, se transforma rápidamente en energía.

Aceite de coco para la salud.

Su composición hace que el aceite de coco tenga propiedades anticancerígenas. También protege contra la osteoporosis. Ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en sangre y mejora la digestión y la absorción de nutrientes. También es útil para prevenir afecciones coronarias. Aplicado con un suave masaje en las sienes, ayuda a mitigar la fatiga mental.

Contraindicaciones.

Aunque el aceite de coco es un producto natural, en ocasiones puede provocar irritación y, de forma muy esporádica, alguna reacción alérgica en la piel, por lo que es mejor hacer una prueba, aplicando una mínima cantidad de este aceite en una pequeña zona de la piel y observando la reacción.