carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Cómo prevenir y eliminar las manchas en la piel

Las manchas en la piel (melasmas) pueden aparecer por diferentes motivos: cuestiones genéticas, alteraciones hormonales provocadas por el embarazo o la menopausia, la exposición a la radiación solar, reacción a determinados medicamentos, estrés, etc. Se trata de concentraciones anormales de melanina que la piel no es capaz de absorber. Las manchas son uno de los signos más evidentes del paso del tiempo, por lo que suelen aparecer con mayor frecuencia a partir de los cuarenta o cincuenta años, pero también pueden presentarse en mujeres más jóvenes. En la mayoría de los casos, las manchas pueden prevenirse y eliminarse. Pero es primordial identificar el origen o causa de las manchas para poder determinar qué acción seguir para eliminarlas. Para esto, lo más adecuado es acudir al dermatólogo. Mencionamos algunos consejos y sugerencias en esta línea.

Hidratación y exfoliación. La mayoría de las manchas aparecen en la capa superficial de la piel. De ahí que, utilizar un exfoliante suave de forma regular te será de utilidad, no solo para eliminar las células muertas y aclarar la piel, sino también para preparar tu piel para cualquier tratamiento posterior, como cremas despigmentantes u otros remedios contra las manchas. También es imprescindible mantener la piel profundamente hidratada y nutrida para que mantenga toda su elasticidad. Existen también mascarillas despigmentantes con vitamina C que puedes adquirir o preparar en tu hogar.

Alimentación. Una dieta equilibrada también actuará como prevención para la aparición de manchas. El exceso de toxinas o radicales libres en la piel provoca la  estimulación anormal de la melanina, causando la aparición de manchas. Para minimizar su aparición, consume muchas frutas y verduras frescas, especialmente las que sean ricas en vitamina C. Y para mantener la hidratación de la piel, consume agua en abundancia. Como solemos comentar, lo ideal está en unos dos litros diarios.

Manchas producidas por el sol. Estas manchas amarronadas (lentigos solares o actínicos), provocadas por una sobreexposición solar, suelen aparecer en el rostro, el cuello, el escote o el dorso de las manos. Se trata de las manchas más comunes. Para evitarlas, utiliza una crema con un alto índice de protección, entre 30 y 50 SPF. Evita utilizar perfumes, maquillaje o desodorante cuando vayas a tomar el sol, pues pueden reaccionar con la radiación solar y manchar tu piel. Protege cualquier herida o cicatriz reciente del sol, pues pueden quedar permanentemente oscurecidas. Si te aparece alguna mancha, utiliza por la noche una crema despigmentante, aplicándotela con un suave masaje. Busca aquellas que contengan hidroquinona, vitamina C y/o ácidos como el glicólico, el mandélico o el salicílico. Pero los tratamientos con cremas despigmentantes son muy lentos, por lo que has de tener paciencia.

Cloasmas. Este tipo de manchas suelen aparecer durante el embarazo, al tomar anticonceptivos orales o al entrar en la menopausia. Son de un color marrón oscuro y suelen ser extensas. Aparecen en el rostro, la frente y el labio superior. Su aparición se debe a los efectos de los cambios hormonales, los cuales provocan una estimulación local de los melanocitos. La radiación solar estimula el oscurecimiento de estas manchas, pudiendo llegar a convertirlas en permanentes, por lo que es especialmente importante protegerse de la radiación solar en los periodos mencionados. Si utilizas productos cosméticos para eliminar este tipo de manchas, busca aquellas que contengan hidroquinona, ácido kójico, ácido fítico, ácido ferúlico, ácido cítrico, L-Arbutina, ácido glicirrético o ácido azelaico.

Telangectasias. También conocidas como ‘arañas vasculares’ son dilataciones de pequeños vasos sanguíneos sobre la superficie de la piel. Cuando aparecen de forma agrupada se las denomina cuperosis. Pueden aparecer en la cara, el escote o las piernas. Para prevenirlas, es necesario realizar ejercicio físico, pues así favorecemos la circulación sanguínea, controlar el peso y no llevar ropa muy ajustada. También es importante no consumir alcohol y utilizar protección solar. No suelen causar problemas, aparte del estético, pero para eliminarlas se debe acudir a tratamientos como la escleroterapia química o térmica o la microcirugía.

Pigmentación oscura del párpado inferior. Este oscurecimiento suele tener un origen genético. Utiliza una crema despigmentante especial para el contorno de ojos y un protector solar cuando salgas a la calle, pues el sol oscurecerá más esa zona.

Tratamientos definitivos. Existen otros tratamientos que, siempre bajo la supervisión de tu dermatólogo, puedes escoger para solucionar el problema de las manchas. El tipo de tratamiento dependerá, entre otros aspectos, de la localización, la profundidad y la antigüedad de la mancha.

Crioterapia. Consiste en congelar la mancha con nitrógeno líquido, de tal modo que esta se descame y se caiga, del mismo modo que se haría con una verruga. Es posible que se requiera más de una aplicación.

Láser Píxel Q-Switched. Se trata de un sistema muy eficaz, de hecho se utiliza para la remoción de tatuajes. Puede eliminar manchas muy profundas. Genera una onda de energía que incide sobre la melanina, rompiéndola en pequeños fragmentos que se diluyen en la piel. La mayoría de manchas desaparecen en una sola sesión, aunque en algunos casos puede requerirse una segunda.

Láser de colorante pulsado. Se trata de un tipo especial de láser médico cuyo nombre hace referencia al producto empleado para generar el rayo láser. Se usa especialmente para tratar las manchas y cicatrices de color rojizo, color burdeos y las arañas vasculares. Genera una luz intensa de color amarillo que es absorbida por los vasos sanguíneos de la piel, los cuales se coagulan y son reabsorbidos. No es doloroso, aunque pueden aparecer ciertas molestias.

Peeling ultrasónico. Se utiliza una máquina emisora de ultrasonidos con frecuencias de entre 200 a 400 kHz y actúa mediante vibración. Este aparato dispone de una espátula ultrasónica de acero quirúrgico que extrae las impurezas de la piel. El ultrasonido penetra en el tejido subcutáneo entre tres y diez centímetros aumentando la temperatura de la piel y consiguiendo una mejora en la circulación, mayor oxigenación y la activación del metabolismo celular. Esto permite la limpieza y regeneración de la piel disminuyendo el oscurecimiento de las manchas. Este sistema no es doloroso ni causa inflamación o enrojecimiento.

Luz Pulsada Intensa. Este tratamiento es efectivo cuando hay varias manchas en la cara. Se realiza un barrido con la luz pulsada intensa por todo el rostro y se eliminan tanto las manchas como otras pequeñas imperfecciones de la piel. Se deben realizar varias sesiones.

Exfoliación química. Se utilizan diferentes cremas con alto contenido de alfahidroxiácidos o betahidroxiácidos. Estos productos se aplican por profesionales en la materia y eliminan la capa superficial de la piel, eliminando así las manchas. Este tratamiento es irritante para la piel y la recuperación es lenta.

Microdermoabrasión. Se masajea la piel con cristales abrasivos microscópicos. No es un tratamiento doloroso, no tiene efectos secundarios destacables y es muy seguro. El tratamiento para eliminar manchas dura unas pocas horas.

Sea cual sea el tipo de mancha que puedas tener, debes estar atenta para determinar que no se trata de una afección más grave o un melanoma. Los signos que deberías advertir son: el cambio de tamaño o de coloración; si la mancha tiene bordes irregulares, borrosos o dentados o si la mancha adquiere un color rojizo, blanquecino o azulado. Si adviertes algunos de estos cambios o características en alguna mancha, acude de inmediato al especialista.