carrito  

No hay productos

0,00 € Transporte
Total 0,00 €

Terminar pedido

Opciones es | €
  • es

666.527.196

Cómo tener los brazos bonitos y firmes

Un cuerpo hermoso depende de que todas sus partes estén debidamente cuidadas. Y no tan solo se trata de una cuestión estética o visual, también se trata de una cuestión de salud. En la mayoría de los casos, un cuerpo hermoso es sinónimo de un cuerpo sano.

Pero a veces damos mucha prioridad a determinadas zonas de nuestro cuerpo, aquellas que nos parece que se ven más o en las que otros se fijan más, como la cara, las piernas, el busto o los glúteos y nos olvidamos de otras zonas que no tienen menos importancia, como los brazos. Si no se le da atención a los brazos, con el tiempo la grasa se instalará y la parte inferior (tríceps) se descolgará, afeando nuestra imagen.

¿Qué podemos hacer para mantener los brazos bonitos y firmes?

Hidratación. Uno de los factores que inciden en el descolgamiento de la piel de los brazos es la falta de hidratación. Mantén los brazos bien hidratados con un buen cosmético hidratante. Hazlo, sobre todo, después de la ducha, y no te olvides de los codos. Si la piel de tus brazos es muy seca, utiliza productos con bases lípidas o aceites humectantes, pero si tienes la piel grasa utiliza productos más ligeros con base acuosa. Existen diferentes cremas que además de hidratar ofrecen un efecto reafirmante que, junto con algo de ejercicio, te ayudará a recuperar la firmeza de los brazos. En estos preparados se suele utilizar la rosa mosqueta u otros aceites vegetales, vitaminas como la A, E y F y colágeno.

Exfoliación. Exfolia regularmente los brazos, al menos una vez a la semana. Puedes utilizar productos cosméticos o frotar los brazos con un guante de crin o un cepillo de cerdas gruesas. De esta forma eliminarás las impurezas y conseguirás que los productos que después apliques penetren con mayor facilidad. La exfoliación también te ayudará a eliminar los granitos que, con frecuencia, se forman en la parte superior del brazo.

Vello. Si tienes abundante vello en los brazos, puedes optar por la decoloración o la eliminación. Para eliminarlos, puedes utilizar la cera. Este sistema hará que tus brazos permanezcan suaves por más tiempo y en los brazos no es tan doloroso como en otras zonas del cuerpo. También puedes escoger algún tratamiento más definitivo como la fotodepilación.

Estrías. En la zona de los tríceps pueden aparecer estrías con cierta facilidad. Para prevenirlas y tratarlas, utiliza cremas con principios activos que estimulen la circulación y restauren la elasticidad de tu piel. Funcionan muy bien los aceites de rosa mosqueta, de emú y de almendras dulces, la manteca de cacao y la de karité o el aloe vera. En casos más graves, se puede recurrir a otros tratamientos estéticos más invasivos.

Queratosis pilar. Esta afección, comúnmente conocida como ‘piel de gallina’ aparece por la acumulación de escamas secas en los orificios de salida del vello. Su apariencia es de pequeños puntos blancos o rojizos que dan a la piel una sensación de aspereza al tacto, pudiendo llegar a provocar picores. Para mejorar esta afección, está indicado el uso de productos muy hidratantes de rápida absorción. También puede recurrirse a un peeling químico, pero no demasiado agresivo. En cualquier caso, no hay tratamiento definitivo. Lo que hay que evitar es la exfoliación agresiva o el uso de esponjas abrasivas, pues estas agresiones hacen reaccionar a la piel produciendo más queratosis pilar.

Celulitis. La zona del brazo en una de las más propensas a desarrollar celulitis. Actúa en cuanto notes los primeros signos de su aparición. Utiliza algún producto anticelulítico acompañado de un masaje drenante, y ten paciencia.

Dieta. Es necesario mantener una dieta equilibrada y sin excesos de grasa. Si necesitas definir más los brazos y estás haciendo ejercicios concretos para ello, podrías incrementar la ingesta de proteínas hasta conseguir el objetivo. Estas proteínas podrían ser: pescado, pavo, pollo o clara de huevo. Consume frutas y hortalizas frescas, especialmente de hoja verde, en abundancia. Bebe suficiente agua, al menos dos litros diarios. Si haces algún tipo de dieta para adelgazar, procura no bajar de peso demasiado bruscamente, pues eso impedirá que la piel se contraiga lentamente, perderá elasticidad y se descolgará y quedará flácida.

Ejercicio. Como hemos dicho en muchas ocasiones, para mantener el cuerpo atractivo es necesario –de hecho imprescindible- el ejercicio. Algunos deportes que tonifican y reafirman los brazos son la natación, el tenis o el remo. Si vas a un gimnasio, puedes pedirle a tu monitor que te prepare una tabla de ejercicios para fortalecer los brazos.

Pero no es necesario acudir a un gimnasio, ni siquiera salir a la calle para ejercitar tus brazos. A continuación te explicamos algunos ejercicios que puedes realizar en tu casa para fortalecer los brazos. Algunos de ellos requieren pesas, pero no es necesario que pesen más de medio kilo. Si no tienes, y no deseas comprarlas, puedes sustituirlas por envases de legumbres o algo equivalente en tamaño y peso. No quieras hacer los ejercicio con rapidez, más bien haz los movimientos lentamente.

  • Túmbate en el suelo y sujeta una pesa con ambas manos con los brazos flexionados de forma que la pesa quede sobre tu cara. Estira los brazos hasta que queden en ángulo recto con tu cuerpo. Repite este ejercicio con cinco series de diez movimientos.
  • Ponte de pie con las piernas juntas. Coge una pesa en cada mano con las palmas al frente. Dobla el brazo hasta que la mano llegue a la altura del hombro y luego regresa a la posición inicial. Haz lo mismo con el otro brazo. Realiza los movimientos lentamente. Haz tres series de quince movimientos (cada movimiento incluye los dos brazos).
  • Siéntate en una silla con las piernas abiertas e inclínate hacia delante. Apoya el codo sobre la pierna y contrae y expande el bíceps hasta tocar el hombro. Repite el ejercicio con el otro brazo. Haz tres series de quince movimientos con cada brazo.
  • Quédate de pie con las piernas juntas. Coge una pesa en cada mano con los brazos estirados junto al cuerpo. Eleva ambos brazos hasta que queden en ángulo recto con el cuerpo (forma de cruz). Repite este ejercicio con tres series de diez movimientos. Ahora, haz el ejercicio de nuevo pero comenzando con los brazos arriba y con las piernas abiertas. Baja los brazos y vuelve a elevarlos hasta la posición inicial. Repite este ejercicio con tres series de diez movimientos.
  • Realiza flexiones. Aunque no puedas hacer muchas repeticiones, las clásicas flexiones te ayudarán, entre otras zonas, a fortalecer y definir los brazos.